Receta Tarta de chocolate y menta sin horno

Tarta de Chocolate y Menta sin horno

Hoy os traigo una receta para preparar una tarta de mousse de chocolate negro al 70% con una crema de menta, sin necesidad de utilizar horno. Esta receta es una versión más sencilla y sin utilizar horno de otra receta de tarta de chocolate y menta que tenéis en el blog y que escribí hace unos años. Se me ocurrió hacerla así porque en verano hace tanto calor aquí en Madrid que no apetece nada encender el horno, así que probé a sustituir la plancha de bizcocho que hacía para la base por una base de galletas Oreo, que realmente le da un toque crujiente e increíble a la tarta y simplifica mucho la elaboración de esta tarta.

Receta Tarta de chocolate y menta sin horno

La capa de menta está hecha con una especie de crema pastelera con base de agua en lugar de leche y aceite esencial de menta. En mi caso he usado 17 gotas de un aceite de menta de la marca Lorann, que lo venden en botecitos pequeños y da buen sabor. Si usáis otra marca os recomiendo echar la menta al final del todo, después de añadir la mantequilla y la gelatina para poder ir probando y añadiendo al gusto.

La mousse de chocolate negro al 70% lleva varios pasos, pero si los seguís bien no debería daros problema. Hay varias maneras de hacer una mousse de chocolate, pero para esta tarta me gusta prepararla así, porque me parece más sencillo. Se puede sustituir el chocolate negro al 70% por uno más suave si lo preferís.

La tarta se termina con un glaseado espejo de chocolate negro que le da un sabor intenso a chocolate, así como una pintaza increíble. Si no tenéis tiempo o no os apetece, podéis dejar la tarta tal cual sin bañar con glaseado, solo con la mousse, pero si queréis un sabor más intenso o recomiendo hacerlo. La verdad es que bañar la tarta con el glaseado es lo más complicado, requiere práctica, así que si las primeras veces os sale un poco chuchurrío no os desaniméis, va a estar rica igualmente.

Os he dejado una vídeo-receta en el canal de YouTube también con el paso a paso de esta receta, ya que tiene pasos que pueden ser un poco más complejos y creo que en vídeo se ve mejor cómo tiene que quedar.

Tarta de Chocolate y Menta sin horno

Receta por Laura MateosCategoría: Recetas de tartas, Tartas sin hornoDificultad: Media
Raciones

8

raciones
Tiempo de preparación

2

horas 
Tiempo de reposo

12

horas

He usado un aro de 16 cm de diámetro x 4 cm de alto con una tira de acetato por dentro para poder desmoldar la tarta. Se puede usar también un molde desmoldable.

Ingredientes

  • Para la base de galleta Oreo
  • 110 gr galleta Oreo triturada (sin el relleno blanco)

  • 50 gr de mantequilla fundida

  • Para la crema de menta
  • 2 gr de gelatina neutra en hojas (1 hoja)

  • 75 gr agua

  • 18-20 gotas aceite esencial de menta alimentario

  • 2 huevos

  • 25 gr fécula de maíz (Maicena)

  • 100 gr azúcar blanco

  • 37 gr mantequilla sin sal

  • Colorante alimentario azul

  • Para la mousse de chocolate negro
  • 3 gr gelatina neutra en hojas (1 hoja y media)

  • 100 gr cobertura de chocolate negro 70%

  • 70 gr mantequilla sin sal

  • 2 huevos (separadas las yemas y claras)

  • 125 gr nata para montar

  • 1 cda azúcar glace

  • Para el glaseado espejo de chocolate
  • 6 gr gelatina neutra en hojas (3 hojas)

  • 150 gr nata para montar

  • 150 gr azúcar blanco

  • 150 gr agua

  • 36 gr cacao puro en polvo

  • 30 gr cobertura de chocolate negro 70%

  • Para decorar
  • Virutas o fideos de chocolate negro

Elaboración

  • Para hacer la crema de menta
  • Empezamos primero por la crema de menta. Ponemos a hidratar la hoja de gelatina en agua fría. Sacamos la mantequilla de la nevera para que se atempere.
  • Calentamos el agua en un cazo y añadimos las gotas del aceite esencial de menta. Reservamos.
  • Por un lado, mezclamos la fécula con el azúcar en un bol para que no se formen grumos en la mezcla final.
  • Por otro lado, batimos los huevos y los vamos añadiendo a la mezcla de azúcar y fécula poco a poco sin dejar de batir. Vertemos parte del agua caliente sobre la mezcla de huevos sin dejar de remover para equilibrar temperaturas y vertemos todo al cazo. Ponemos el cazo a fuego directo y calentamos, sin dejar de remover el fondo con unas varillas para que no se pegue, hasta que espese.
  • Vertemos la crema en una bandeja y echamos la mantequilla en trozos y la gelatina para que se funda. Echamos el colorante azul para darle un color verde menta, removemos bien y cubrimos con film a piel (pegado a la crema para que no se forme costra). Reservamos en la nevera durante 1 hora o hasta que se haya enfriado.
  • Para hacer la base de galleta Oreo
  • Mientras se enfría la crema preparamos la base de galleta. Cogemos un molde desmoldable o aro redondo de 15-16 cm x 4 cm alto y le ponemos una tira de acetato en los laterales, para poder desmoldar la tarta.
  • Separamos las tapas de las galletas Oreo y le quitamos el relleno blanco. Trituramos las galletas y le añadimos la mantequilla fundida. Mezclamos bien y echamos la mezcla en el fondo del molde o aro, lo extendemos y apretamos con una cuchara o la base de un vaso plano para que quede bien compacto. Guardamos en la nevera.
  • Para comenzar a montar la tarta
  • Sacamos la crema de menta ya fría de la nevera y la introducimos en una manga pastelera. Podemos removerla un poco con unas varillas antes de meterla en la manga para que sea más cremosa.
  • Sacamos el molde de la nevera en el que hemos puesto la base de galleta. Con la manga pastelera ponemos la crema de menta sobre la base de galleta en forma circular, procurando que haya un poco de separación con los bordes. Reservamos en la nevera.
  • Para hacer la mousse de chocolate
  • Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.
  • Separamos 30 gr de la cantidad total de nata y la calentamos en el microondas. Reservamos.
  • Semi-montamos el resto de la nata fría (95gr) con el azúcar glace, que no quede muy firme para poder mezclarla bien con el resto. Reservamos a temperatura ambiente.
  • Separamos las claras de las yemas de los huevos.
  • En un bol fundimos la cobertura de chocolate y la mantequilla en el microondas en intervalos de 15 segundos. Una vez fundido añadimos las yemas al chocolate fundido y mezclamos.
  • Montamos las claras de huevo en otro bol hasta obtener picos blandos y mezclamos suavemente con el chocolate fundido.
  • Escurrimos la gelatina cuando esté hidratada y la añadimos a la nata caliente para que se disuelva. Añadimos esta mezcla al bol en el que tenemos el chocolate fundido, junto a la mantequilla y las yemas de huevo. Removemos poco a poco hasta que se integre bien. Cuando esta mezcla esté tibia le añadimos las claras de huevo montadas poco a poco con movimientos envolventes.
  • Después, le añadimos la nata semimontada y mezclamos con cuidado hasta que se integre.
  • Sacamos el molde de la nevera y lo rellenamos con la mousse, llegando a ras de la tira de acetato y alisamos bien con una espátula. Guardamos en el congelador hasta el día siguiente.
  • Para hacer el glaseado de chocolate
  • Preparamos el glaseado el día de antes de bañar la tarta. Yo suelo prepararlo después de terminar la mousse de chocolate. Para ello ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.
  • En un cazo ponemos el resto de ingredientes, excepto la cobertura de chocolate negro, y calentamos a fuego bajo durante unos 10 minutos, removiendo el fondo con una espátula de silicona hasta que espese.
  • Retiramos del fuego y cuando esté por debajo de 70ºC añadimos la gelatina escurrida y la cobertura de chocolate en trocitos. Cuando estén fundidos le pasamos un túrmix para eliminar grumos, con cuidado de no introducir burbujas de aire. Tapamos con film transparente a piel (es decir, a ras del glaseado) y guardamos en la nevera hasta el día siguiente en que bañemos la tarta.
  • Para terminar de montar la tarta
  • Calentamos el glaseado en el microondas o al baño maría hasta que llegue a 42ºC.
  • Sacamos la tarta del congelador y la desmoldamos. Vamos a ponerla sobre una rejilla, con un recipiente debajo para recoger el glaseado sobrante. Retiramos la tira de acetato de los laterales y bañamos la tarta desde el centro pasando bien por los laterales y cubriendo bien los bordes. Retiramos el exceso de glaseado de la parte superior con una espátula de una sola vez para no dejar marcas. Si nos resultara muy complejo la dejamos como está. Con una espátula cogemos la tarta por la base y retiramos los restos de glaseado que cuelgan de los bordes con una espátula de metal.
  • Podemos decorar los bordes de la tarta con virutas de chocolate y la colocamos sobre un plato o base. Decoramos por encima a nuestro gusto y la guardamos en la nevera para que se descongele hasta su consumo. Antes de comerla dejaremos que se atempere a temperatura ambiente durante unos minutos.

Receta en vídeo

Notas

  • Aguanta en la nevera 2-3 días.

Es una tarta adictiva, madre mía qué rica está 😛 ¡Espero que os guste!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*